La vida que elegimos, no la que soñamos

  
La vida que elegimos, no la que soñamos


¡Qué bonito es soñar! Es fácil saber que una de mis películas favorita es "Que bello es vivir". 
Soñar es uno de mis pasatiempos  favoritos. Ya de pequeña, en el colegio cuando nos hicieron los test de inteligencia saque la puntuación más alta en imaginación. Y desde entonces la he dejado volar.
 Ha viajado por sitios que tal vez jamás conozca y me ha ayudado mucho en los últimos años, que debo reconocer que han sido duros  y... al final es lo que marca la diferencia para ir superando mi día a día.
Miras a tú alrededor y la gente esta quemada. Triste, desalentada y nadie tiene ilusión. Estamos cabreados, indignados y nos olvidamos de soñar. 
Sería bueno parar y observar la vida que tenemos. Muchos lo elegimos para bien o
para mal, tal vez no es la que soñamos como es mi caso, pero repito, es la que elegimos y debemos como me dijo alguien un día "apencar con ello”. Pero cuando sueño me pregunto, ¿a qué precio?  
Ya no creo que deba pagar ni un euro por mi felicidad, considero que mi felicidad me pertenece. Y sueño con que me pertenece porque realmente no es así, el entorno, los amigos, la familia, la pareja, toda esa gente puede ayudarte a ser infeliz. ¿Entonces qué hacer? Espero que cada persona que pase a mi lado sea  consciente  de que marca alguna diferencia en mi vida, porque como en esa película sí no hubiese existido el protagonista, la vida de las personas de su entorno habría sido diferente. Así que tú, sí tú que me estás leyendo, haces que mi vida sea diferente, si no me leyeras, si no me conocieras, mi vida no sería la que estoy intentando elegir.
Así que elijamos la vida que elijamos intentemos marcar la diferencia haciendo feliz a la persona que tenemos enfrente, al lado, abajo o arriba. 
La felicidad sólo vale una sonrisa, no un  euro.
¡Feliz día!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.