Entradas

Mostrando entradas de junio, 2015
El tonto de tu marido Érase una vez, un grupo de mujeres que se creían princesas y por ello creían en los cuentos de hadas. Del comieron perdices y fueron felices. Pero con el tiempo se dieron cuenta, de que la historia que habían leído en los libros cuando eran pequeñas no era real. El príncipe se convertía en sapo y jamás un sapo se convertía en príncipe por más besos que le dieras. Estas historias se componen de retazos de situaciones cotidianas entre  aquel príncipe soñado cuando se convirtió en carne y hueso. Bienvenid@s al otro lado de la historia. La incapacidad de reconocer lo evidente Respiró hondo antes de formular la pregunta. Ya se sabía la respuesta y por ello a veces se preguntaba por qué seguir formulándola. Ella sabía el porqué. En lo más hondo de su corazón seguía teniendo fe. Seguía confiando en que él volviera a convertirse en el príncipe del que se enamoró. Que ilusa era y lo sabía pero ya era una costumbre seguir preguntando.       

La necesidad de hablar

La necesidad de hablar Nunca había visto en la gente tanta necesidad de hablar como ahora.¿ Será que la gente antes tenía con quien hablar y ahora no? – Pensó- Tal vez fuera eso, o  que la gente se sentía más solo ahora que antes. En una semana le habían contado su vida extraños y ella les había escuchado con mucha atención. Todo en un breve espacio de tiempo entre foto y foto. Le habían contado acontecimientos personales, cosas que no se contaban a extraños. Era fotógrafa de DNI. Su tiempo para con la gente era  realmente limitado, pero últimamente la gente se las ingeniaba para intentar descargar su pesada vida con ella. Algunas habían sido maravillosas otras normales y otras… y lo que tenían en común todas esas personas era el final. Todas habían acabado rotas. Se compadecía de aquellas personas. Se compadecía de sí misma porque muchas de esas vidas se parecían a la suya y como esas personas, ella tampoco tenía con quien hablar desde el corazón.. No es que no tu
Imagen