Me enamoré de mi mejor amigo

Toda la vida llevo oyendo que es fácil enamorarse de tu mejor amigo.
 He visto películas donde eso ocurría y siempre me ha dado repeluz. No creía que jamas pudiera enamorarme de un amigo. Alguien que conozco bien con sus defectos y virtudes, seguramente mas defectos que virtudes como para que fuera mi pareja. Lo bueno de enamorarse de un desconocido es porque realmente no le conoces, te enamoras primero idealizándolo y luego le conoces y...cuando te das cuenta ya es tarde para dejarle. Pero un amigo… sabes de que pie cojea y eso no me atrae – Siempre he pensado a si hasta que me ocurrió-.
 Fue paulatinamente, sin ser consciente de ello. Primero fue darme cuenta que sentía sus abrazos en cada despedida. Luego cuando me cogía de la mano por algún motivo me estremecía y mi corazón que era de piedra con él, de el brotaba calor. Estaba mas atenta a cada palabra que decía y empezaba a admirarle.
Esos fueron los primeros síntomas. Y eso me asusto porque era imposible que él se fijara en mí como pareja.
 Pensábamos lo mismo respecto a los amigos y el amor. Así que me sentí perdida cuando fui realmente consciente de lo que empezaba a pasar y tomé la decisión de alejarme de él para que se me pudiera pasar.
El tiempo pasó y me sentí mas fuerte y quedamos. Fue muy agradable hablar con él de nuestras cosas, de mis problemas de los suyos, de nuestros amigos en común. Las cosas que hablan dos amigos y cuando sonreía se le iluminaba la cara y mi corazón se calentaba más y más. Cuando ya me iba, me abrazó como siempre y esta vez el abrazo fue mas largo de lo normal y me dejé llevar. Y al separarnos sin soltarme me miró a los ojos y me ruborice como una colegiala. El se dio cuenta y me beso.
 Fue el beso mas bonito,mas apasionado mas dulce, mas….del mundo.  El encuadre de nuestros labios fue perfecto, su lengua y la mía se sincronizaron. El abrir de nuestras bocas se complemento. Si existen besos perfectos, ese lo fue. Cuando paramos, nos miramos y ambos nos extrañamos de lo que había sucedido.
El me contó que hacia tiempo que sabia que estaba enamorado de mi pero que no veía señales por mi parte y como sabia como pensaba no podía dar un paso en falso. Que el hecho de haberme  alejado de él, le hizo replantarse las normas y sus pensamientos, tenía que intentarlo y que el momento preciso fue al verme bajar la vista cuando nuestrass miradas se encontraron.
Después de ese beso tan apasionado me mando a  casa, no quería que nos precipitáramos. Sobre todo él no quería que yo me arrepintiera de nada, a si que me dijo que me fuera a casa y cuando estuviera preparada que le llamara. Y pensé yo – ¿preparada?, si tengo las bragas mojadas.
Fueron tres días muy duros en lo que pensaba que si me acostaba con él, desaparecería nuestra amistad y para mí nuestra amistad era muy importante. No era comprable a ninguna otra que hubiese tenido en mi vida. El me conocía mejor que nadie y yo a él. Habían sido muchos años de amistad y me daba miedo echarlos a perder. El tenia razón, tenia que pensar y pensé.
Una tarde me armé de valor y me presenté en su casa. Conocía sus costumbres y sabía que iba a estar aunque él no me esperara.
Al abrirme la puerta y verle... por un segundo  me arrepentí. Porque no sabía que decirle y me quedé petrificada en la puerta. Me cogió de la mano y me adentro en la casa cerrando la puerta tras de mi. Estaba temblando y él…rompió mi inquietud.
-          No te esperaba. Pensé que ya no volverías a aparecer. Que desaparecerias de mi vida
-          Yo no pensaba venir. Simplemente me vi camino de tu casa.
-          No te esperaba porque dijiste que no ibas a venir que no estabas preparada.
-          Lo se, pero no creo que pueda prepararme nunca. Esto es demasiado para mi.No quiero perderte como amigo solo porque me pique el coño.
-          No me perderás. Primero somos amigos y luego lo que venga si es que viene. Solo quiero que lo que hagas conmigo que seas consciente de ello. Te conozco y sueles salir huyendo cuando te tocan el corazón. Huyes de los hombres y no quiero que lo hagas conmigo.
-          No huyo de los hombres.
-   ¿Seguro? Y de Alberto , de Pedro, de Antonio, de Hugo y podría seguir. Cuando ellos tomaban la decisión de tener una relación seria contigo tu les dejabas. O de los que intentan entrar en tu vida y tu poniendo excusas de todo tipo. Te conozco y existe esa posibilidad, la posibilidad de que vuelvas a huir. Y esta vez de mí.
-          Y no tendré a quien contarle todo lo que me pasa por la cabeza. Siempre has sido tu a quien a recurrido y si tu no estas ¿qué narices haré?
-          Ya te estas adelantando como siempre. Déjate llevar sin mirar al futuro, vive el ahora y ya esta.
-          Que fácil es decirlo.
-          Es que, eso es lo mas fácil. Vivir.
Me llevó hasta el sofá y nos sentamos. Me abrazó y puso una peli. Yo no quería ver la película, quería besarle, quería volver a sentir ese beso perfecto. Quería saber si seguíamos sincronizados y… lo seguíamos, el beso volvió a ser ….perfecto y mis braguitas se volvieron a mojar. Jamas me haba pasado que besara a un chico y se me mojara las braguitas. Era la primera vez que me ocurría con alguien y era la segunda con el. 
La excitación hacia que me doliera mis partes intimas. Mi respiración se aceleraba con cada succión bucal. Y empecé a buscarle, a tocarle el cuerpo.
-          No sigas. Para.
-          ¿Cómo?, ¿Por qué?
-          No quiero que hagas esto sin estar segura. No tengamos prisa.
Me quede helada y pensé – joder, estoy cachonda perdida ¿y tu me dices que no?, quería morirme y notaba como mi vulva se había hinchado mas de lo normal y mi coño me dolía.
Empecé a respirar con normalidad para poder olvidarme que estaba junto al hombre que mas me había excitado en mi vida sin apenas tocarme.
Por mas que intentaba concentrarme en la peli  mas imposible me parecía. No reconocía a la mujer que estaba  dentro de mi en ese momento. El me conocía como nadie y en un momento dado cuando yo fingía que estaba pendiente de la peli, se movió de su sitio y se agacho delante de mi, me subió la falda y empezó a  acariciar mi vulva con su lengua. Yo…. Su lengua estaba caliente, rugosa y al rozar mis partes lo hacia de una manera muy suave. No duré mucho y me corrí en menos de lo que me había sucedido en toda mi vida.
-          No podía  dejarte a si. Habría sido un cabrón por mi parte.
-          Pero yo quiero mas.
-          Yo no. Solo quiero ir despacio. Si lo hacemos y tu no estas segura todo se ira a la mierda.
-   ¿ Y lo que hemos hecho no es sexo?, es lo mismo.
-          Para mi no.
No me podía extrañar. Para él, que le coman la polla, que él coma un coño no era nada. Solo si había penetración. A mí me parecía ridícula esa idea pero siempre había pensado a si y él era a si.
Me tuvo unas dos semanas mas sin penetración. Me pajeaba pero no me dejaba ver su miembro y yo pensé, seguro que la tiene pequeña. Y me dejara verlo cuando ya este enamorada y no le pueda dejar ya y tendré que conformarme con una polla pequeña.

El día que me invito a cenar a su casa pensé- ¿será hoy? Y sí, fue ese día. Y lo que había  dentro de sus pantalones era un monumento. La polla mas grande que había tenido en mis manos. Era hermoso, estaba circuncidado, olía bien y no pude evitar metermela en la boca. Y estaba muy, muy rico. Disfruté lamiéndola y no quería  parar y él me decía que había mas cosas que quedarme con su polla en mi boca.
Y ya ni os cuento cuando me penetro. Yo pensé que me moriría. Era el tamaño perfecto para mi y fue la noche mas maravillosa de mi vida.
Nuestra relación no ha sido un camino de rosas porque nos conocíamos y había poco que pudiera sorprendernos él uno del otro a priori pero….hubo muchas sorpresas y muchos desaciertos. 

Ya han pasado tres años y en Julio de este año nos casaremos. Me casare con mi mejor amigo. No me imagino la vida sin el.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.