Una flor en el culo


Un golpe de suerte
 Crisis = Oportunidad 

Soy una persona normal, con una vida normal. Mis aspiraciones son lo más básico y lo más difícil de conseguir. La felicidad.
Hace dos años en medio de lo que podría ser una desgracia encontramos una gran oportunidad.
En mi casa mi marido era el único que trabajaba. Me había quedado sin trabajo y estaba en búsqueda activa de empleo, y mientras tanto cuidaba de mi hijo y mi hija.
Vivíamos en una casita baja diminuta pero con patio. Pagábamos quinientos euros al mes e íbamos sobreviviendo como el resto de los mortales.
Un día el hijo de mi vecino nos toco a la puerta y nos comentó que pensaba llevar a sus padres  a la residencia porque cada vez estaban peor de salud y que pensaba vender la casa. Que no iba a pedir mucho, lo necesario para pagarles la residencia. Y había pensado en nosotros, porque le habían comentado los vecinos que estábamos de alquiler por sí nos interesaba.
Mi marido y yo nos quedamos anonadados porque no era una opción que tuviéramos en mente. Le comentamos al señor que aunque quisiéramos sería complicado que nos dieran hipoteca por los tiempos que corrían y el señor amablemente nos recomendó un banco que había oído que concedían hipotecas.
Y sin mucha convicción de que nos dieran la hipoteca. Ahí nos fuimos.  Y como quien no quiere la cosa, nos concedieron la hipoteca. Nuestra cara fue un poema... Se me pasó contaros que mi marido estaba de baja y a punto de entrar en quirófano. Así que sin salud fuimos a firmar y al llegar a casa, teníamos esperándonos un burofax. Habían despedido a mi marido.  Y al día siguiente se metía en el quirófano.
Para nuestros amigos era un barapalo pero para mí era una gran suerte. Sí llegan a demorar la firma no habríamos podido porque la única nómina que teníamos ya no tendría validez  y tendríamos  que seguir pagando quinientos euros sin trabajo y al firmar la hipoteca acabamos pagando la mitad. 
Donde los demás veían desgracia, yo venía oportunidad. Tenía claro que era una oportunidad porque vivir en una casa tendríamos que seguir viviendo, Ahora teníamos una casa en  mitad  propiedad y la otra mitad del banco.

Ahora me siento segura. yo encontré trabajo y mi marido también, pero pasamos por momentos muy complicados, muy desesperados. Pero ahora todo esta muy bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.