La carreterra




Si la metes en la M-30, la M-11, la M-40 y todas las M  y las que no son  emes, también se perdería. Si la dices, cualquier calle de Madrid, se mueve como pez en el agua. No se te ocurra meterla en alguna que tiene la M. La cagará  y eso que va con el navegador. Se suele saltar alguna salida o como hoy, se fue la conexion del satelite y acabó....Dios! como odio eso. Menos mal que la conozco y salgo con tiempo.
Reconozco que mí yo conductora no  sirve para los mapas. No las entiende. Mis hijos entienden mejor los mapas que yo, y eso que son unos canijos. Y Tengo una comida en Pozuelo. Me saltan las alarmas. Sale la individua inepta de las carreteras. La tengo miedo. En un recorrido de cuarentay cinco minutos, ella tardará dos horas porque se perderá.
ya dí por perdida esa batalla. Y cuando salgo de casa…móvil cargado y depósito lleno, así…puedo perderme por las emes y estar tranquila.
Me recorrí toda la M-40, la M-30 pero llegué a mi destino. Agotada y dolorida de tanto estrés. Por eso solo acepto invitaciones que me llenen. Nunca por compromiso. Dejé de hacer las cosas por compromiso hace siglos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.