La carta que nunca llegó.




Te dije que te odiaba, porque  no puedo entender que te pueda querer.  Cierto es que el amor no entiende de razones pero soy más complicada de lo que pensaba.
En estos tiempos que corren, en el que todo es rápido, deprisa, ahora y aquí. Echo de menos tener tiempo para lo que me gusta. Estar contigo. Tener tiempo de calidad, en el cual pueda besarte con suavidad, ser consciente de cómo va a ocurrir ese beso, desearlo más que nada en el mundo. Perderme en él. Perderme en ti. Sentir como el hambre que tengo por ti se va saciando a medida que nos vamos comiendo a besos.
Siempre dices que nos merecemos vivir esto. Estoy de acuerdo. Decidí vivir sin ello y el volver a verte después de casi un siglo ha sido como si el tiempo no hubiese pasado. ¿ El tiempo se para por nosotros?
Es impresionante lo que puede conseguir una caricia de una mano amada. Es impresionante lo que puede llegar  a estimular el gemido de la persona deseada. Es impresionante compartir tu espacio con las manos entrelazadas. Es impresionante y único lo que consigues de mi cuando tu lengua está jugando con mi vagina, lo divertido que te parece que tiemble y mis espasmos. Lo consigues tú.
Es único tu sonrisa cuando me ves desconcertada de placer. Las arrugas que se van formando en la cara al sonreír son adorables. Tú eres mi diablillo adorable.
Me gusta la persona que soy cuando estoy contigo, llena de vida y de contradicciones. ¿Será que mi naturaleza es una naturaleza contradictoria? Porque siento que ese es mi hábitat natural. El descontrol y la locura.
Quiero el tiempo que nos merecemos para que las despedidas  no me parezcan tristes, si no un; ¡hasta la próxima vez!


Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me identifico con lo que escribes, pero yo compartía con la persona amada mucho más que lo que tu describes. Te limitas a describir escenas de sexo. Una persona no es aquella que esta bajo los efectos de las endorfinas. El mundo espiritual nos ayuda a entender que somos nosotros mismos en un estado compartimentado entre la racionalidad y el instinto. De escritora a escritora: reflexiona querida.

      Eliminar
    2. Hola Martina! Gracias por tu opinión. Es un post, que como comprenderás puede ser profundo o no, depende del punto de vista de cada uno. Es una carta, una situación corta una reflexión no el amor que se sienten los personajes en si.
      Saludos

      Eliminar
    3. Martina Alonso, creo que el relato habla de un encuentro, de la parte más divertida del amor: el sexo. Dejemos a un lado la espiritualidad y vamos a hundirnos en el placer y la carne, que es lo que nos vamos a llevar en el cuerpo. Por cierto, el comentario me parece que te ha quedado algo prepotente, reflexiona querida.

      Eliminar
  2. Pues a mi personalmente la descripción ha hecho.q.me.transporte hasta el.punto de conseguir q lo imagine y me ha puesto a 100 asi q vivan las cartas 🙌😂

    ResponderEliminar
  3. Q bonito poema de amor. A medida q lo iba leyando, daba la sensación q fuese yo la protagonista👏👏👏eres una gran escritora. Me encanta!!!

    ResponderEliminar
  4. Buenas! Gracias por leerme. Me ha hecho mucha ilusión tu comentario. Me das ánimos para seguir escribiendo. Con sólo llegar a una persona me hace sentirme afortunada. Muaaaa!

    ResponderEliminar
  5. Yo solo quiero seguir sintiendo espasmos al leerte mi querida amiga
    Su.

    ResponderEliminar
  6. Es increíblemente real!! Al menos para mi, me he sumergido en el relato y al llenar al final...quería un hasta mañana.
    Un besazo corazón puro

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.