Entradas

Mostrando entradas de enero, 2019

Un tipo fiel. La mente dispersa.

La mente dispersa. Adoraba los fines de semana que pasaba a solas. Sin niños. Eran para mimarse. Sabía que mucha gente la juzgaba por ello, pero había aprendido que para dar amor había que amarse a si misma. Esos fines de semana recargaba pilas y a sí estar al cien por cien cuando estuvieran los pequeños. Pero este fin de semana estaba siendo un poco tedioso. No lo estaba disfrutando. Su mente estaba dispersa. Le recordaba. Recordaba su cara. Llevaba unas gafas de ver de una montura que le hacían sexy. Tenia una sonrisa enorme. Su boca animaba a  ser besado. Los dientes muy blancos y perfectos. Se miró al espejo y se dijo; "Lo que hace estar tres años sin sexo. Estas necesitada" Era cierto. Dos años divorciada y antes del divorcio un año sin sexo y los años anteriores habían sido como mucho uno por cuatrimestre. ¿Sabría volver a ponerse en esa situación después de tanto tiempo sin practicar?  -  Se preguntó -  "Seguro que me muero de vergüenza estar desnuda

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Un tipo normal. Se sorprendió mientras tomaba su taza de té pensar en una persona a la que no conocía. ¿O no era una sorpresa?  No había dejado de pensar en ella desde que la vio. Miró su reloj de pulsera. Las doce de la mañana. El Domingo estaba siendo muy largo. Estaba deseando que llegara el Lunes y a sí podría volver a verla.  Y le asaltó el miedo. ¿Y si ella no volvía a aparcar en el mismo lugar? ¿Y si no era una mami habitual? ¿Y si?... ¿Y si?... Le invadió la tristeza. Pensó que tal vez debería haber bajado del coche y haberla dicho algo. ¿Y si había perdido la oportunidad de conocer a alguién que merecía la pena? La pena merecía porque había ocupado sus pensamientos desde el minuto cero   Se estaba volviendo loco. Estaba hablado consigo mismo. Su "yo romántico" y su "yo pragmático. No le gustaba como se sentía pero a la vez ese sentimiento le hacia sentirse vivo. "Es por la incertidumbre, no sabes si la volverás a ver. No sabes nada de ella. N

Un tipo fiel. Ella

Ella Dos semanas llegando tarde o casi justa al colegio, le estaba volviendo loca. Había perdido su toque del reloj suizo en puntualidad. Cada vez se le hacia más duro volver a la época en que ella misma era la puntualidad personificada. Siempre había oído la frase de "si crías dos, crías tres". No estaba de acuerdo, dos no son tres. Y los tres se multiplican con el exponencial mas alto si cabe cuando son pequeños. No entendía que le estaba ocurriendo. Le costada organizarse con los tres en las dos últimas semanas. Y debido a eso había echado de menos a su ex marido. Porque cuando eran dos, había más manos, más ojos para los tres niños. Hacia dos años que se había separado. Nunca echo de menos a su ex, pero estas dos ultimas semanas estaban siendo duras para ella. A las seis sonó su despertador y se prometió que esta vez no iría con la lengua fuera. Seria puntual. No quería ver la cara de la directora acusándola en silencio de ser una "mala madre".

Un tipo fiel.

Un tipo fiel  Aquella mañana se había sentido perezoso y se le había ido el tiempo en tonterías. Llegaría unos minutos tarde al trabajo. Vivía cerca de un colegio y si salía dos minutos tarde se encontraría con una aglomeración de coches de papis y mamis dejando a los pequeños en el colegio. Y un trayecto que hacía en 10 minutos podría convertirse en media hora. Miró su reloj y decidió intentar ganar ese tiempo. Pero el destino no estaba de su parte, al ir a salir de su garaje vio un coche familiar que casi le cerraba el paso. Maniobró para salir y justo cuando terminaba el proceso, casi cabreado salió una chica del coche y le saludó con una sonrisa a modo de disculpa. Se quedó atontado por esa sonrisa e instintivamente le devolvió la sonrisa. Sintió como su malhumor desaparecía. Se quedó observando mientras ella abría la puerta y salieron tres niños del coche. Su sonrisa se congeló. Zona vetada. Era una mami con tres niños. No le había parecido una mami a primera vista.

Las compras

Antes me encantaba ir de compras. Adoraba la sensación que me producía ver la ropa bien doblada en las estanterías. Pero últimamente me cuesta ir de compras. Las aglomeraciones y las tiendas abarrotadas y la ropa casi tirada por los suelos. Y de ahí mi nueva forma de comprar...compro en Amazon y me lo envian a casa. Es cómodo para mí, a solo un clic.