Un tipo fiel. La mente dispersa.


La mente dispersa.

Adoraba los fines de semana que pasaba a solas. Sin niños. Eran para mimarse. Sabía que mucha gente la juzgaba por ello, pero había aprendido que para dar amor había que amarse a si misma. Esos fines de semana recargaba pilas y a sí estar al cien por cien cuando estuvieran los pequeños. Pero este fin de semana estaba siendo un poco tedioso. No lo estaba disfrutando. Su mente estaba dispersa.
Le recordaba. Recordaba su cara. Llevaba unas gafas de ver de una montura que le hacían sexy. Tenia una sonrisa enorme. Su boca animaba a  ser besado. Los dientes muy blancos y perfectos.
Se miró al espejo y se dijo; "Lo que hace estar tres años sin sexo. Estas necesitada"
Era cierto. Dos años divorciada y antes del divorcio un año sin sexo y los años anteriores habían sido como mucho uno por cuatrimestre.





¿Sabría volver a ponerse en esa situación después de tanto tiempo sin practicar?  -  Se preguntó - "Seguro que me muero de vergüenza estar desnuda delante de un desconocido" - Se dijo a si misma- Tantas preguntas por una persona que sólo había visto un instante. Lo que hace la necesidad. El cuerpo humano jugaba  malas pasadas cuando necesitaba liberar oxitocina.
La imagen que veía en el espejo, le gustaba. Gracias al Universo no se veía mal. Casi todo estaba en su sitio. Sus muslos estaban tonificados por el yoga y el pilates. Su culo seguía prieto. No le debería  dar vergüenza estar delante de un hombre pero sí se sentiría avergonzada de no saber como empezar.





El había ocupado sus pensamientos todo el fin de semana y hoy Domingo se preguntó si le volvería a ver. Hacía tiempo que nadie le llamaba la atención. Sus amigas se las habían ingeniado para que tuviera citas pero no había habido conexión. Ella buscaba sentir algo en el corazón no entre las piernas que con su vibrador tenia suficiente. Quería mariposas. Pero últimamente su cuerpo le pedía otro cuerpo. Era una necesidad. Cada vez era como si necesitara comer. Estaba hambrienta de otro cuerpo humano.
Tendría que ingeniárselas para aparcar en el mismo sitio y a sí poder verle otra vez.




"Y...¿Entonces qué? ¿Que le dirás? ¿Hola, te ví por aquí y quiero invitarte a un café? ¿ Y si tiene pareja? No puedes ir por la vida invitando a desconocidos a un café. Debes esperar que alguien te presente a alguien o meterte en las redes sociales para encontrar pareja. Su "yo pragmática" le estaba adiestrando en el "no"  y su "Yo romántica le dijo:"
 - ¿Te imaginas que la sonrisa que él te lanzó significara que habías conectado ?  ¿ Y si él también está pensando en tí?
 - ¡Claro!. Han conectado, se volverán a encontrar y tomaran un café.  ¿Por qué no dejas de engañarla? No ha sido capaz de  encontrar a nadie en tres años y  ¿en un segundo encontrara alguien?. Busca al tipo perfecto y eso no existe.
-  Déjala en paz. No la permites soñar y eso no esta bien. Necesita tener esperanzas.
-  Si, con un desconocido, que  no sabe si esta casado, si tiene novia, si es gay. Solo porque ha sido educado con ella. Anda vamos... La llenas la cabeza de tonterías.

Realmente estaba perdiendo el norte al tener esta conversación consigo misma.

NO TE PIERDAS  LA PROXIMA HISTORIA DE UN TIPO FIEL. Y COMPARTELO CON TUS AMISTADES SI TE GUSTA.




Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.