Mi madre era feminista y mi abuelo un hombre extraordinario.



Feminismo y hombres extraordinarios.

Mi madre era feminista. Eso lo sé a día de hoy. No porque ella me hablara sobre el feminismo ya que falleció cuando yo era apenas una niña. Si no por su manera de ser, de actuar y de comportarse. Era libre y me educó con sus ideas. Esas ideas que ahora veo plasmada en cada acto mio y en muchas personas.



Mi madre era "muy liberal" para su época. Escuchaba a Etta James, Janis Joplin. Ella era una mujer muy fuerte. La recuerdo decidida y una persona que iba a por sus sueños. Recuerdo que me decía que el mundo donde ella se movía era un mundo de hombres y eso la obligaba a sacar su temperamento para ser respetada.Trabajaba en el Ministerio de Defensa por las mañanas, por las tardes era enfermera.
Recuerdo que mi padre me compraba pulseras de color rosa. Recuerdo que mi madre me preguntaba que si me gustaban. Si le  decía que no,  ella me las quitaba cuando me bañaba y me decía que debía ser lo que yo quisiera. Llevar las cosas que me gustaban. Yo le decía que quería jugar al fútbol con los chicos.
Cuando íbamos a casa de mi abuelo y estábamos todos los nietos, ellos jugaban al fútbol y mi abuelo me cogía en brazos y me subía a su cuello para que pudiera subirme al  Granado y cogiera la fruta. Era la única nieta.  Yo le decía que tenia miedo y él me decía que el miedo estaba en mi cabeza y que yo podía hacer todo aquello que yo soñara. Así que siempre que iba a su casa intentaba subirme a aquel árbol. El día que lo conseguí me sentí invencible como mis primos. Mi abuelo aplaudió y mi primos me sonrieron.



Mi madre dejó claro que yo jugaría al fútbol.
Crecí en un entorno de chicos, todos mis primos eran chicos, a si que mi madre les dijo a mis primos que debían aceptarme en el equipo. Recuerdo ser la mejor. Recuerdo convertirme en una mas.
Esa misma sensación la volví a tener muchos años  después . En otro país y con cuatro chicos. Mario, Christian, Israel y Pablo. Yo era la bailarina de una marca de Brandy y recorríamos España. Israel era nuestro supervisor, Christian el técnico de sonido, Mario amigo de Israel que se venia en su moto para pasar el rato con nosotros. Pablo amigo de Christian que nos acompañaba también de vez en cuando.  Se convirtieron en mi familia, en mis primos. Y juntos hacíamos una cosa que de pequeña hacia con mis primos, íbamos todos a mear y yo meaba emulando a un chico. Jamás me sentí fuera de lugar con ellos. Eran mi familia. Con ellos me sentí otra vez aceptada e invencible.




 Cuando conocí al que es hoy mi marido, casi le da algo cuando le dije que mis "amigos hermanos" iban a venir a conocerle. Se trajeron a mas amigos. Unos veinte tíos analizando a mi novio. Gracias al Universo le aceptaron y al final se convirtió en mi marido.
Hay hombres extraordinarios y mujeres que nos dejan su legado.
Gracias mamá por inculcarme valores que hoy se gritan en las manifestaciones y yo las tengo arraigadas. Gracias a ti.
Gracias abuelo por enseñarme que no hay nada imposible. Que hasta lo mas difícil y cosas que se suponía que eran de chicos yo siendo mujer podría hacerlo siempre que al menos lo intentara las veces que hiciera falta.
Gracias abuelo por ser un hombre extraordinario.






SI TE GUSTA MIS HISTORIAS, COMPÁRTELAS.....

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.