Entradas

Mostrando entradas de abril, 2019

Un tipo fiel. La cita.

Imagen
La cita. Ella seguía sin llamarlo. No entendía que no hubiese dado señales de vida. Estaba triste. Era tal su deseo de tener una cita con ella que priorizaba la  esperanza de su fe. En el nombre del amor, ella debería llamar. Eso ocurría en las películas. Y aunque nunca lo reconociera, deseaba una historia de película. Estaba seguro de que habían conectado. No podía engañarle su sexto sentido.   Pero ella no llamaba. Aquella tarde, él salio pronto del trabajo por no encontrarse bien. Se chupó un gran atasco por el camino a casa. Tuvo que desviarse y acabó pasando delante del colegio. A lo lejos  vislumbró un grupito de niñ@s alrededor de un adulto. Cogían cajas y se iban. No podía distinguir al adulto de ell@s porque estaba encorvado cogiendo cajitas en una bolsa. Su instinto le dijo que parara a observar. Así lo hizo. Lo primero que reconoció fue su melena afro, luego vio su perfil y al final a toda ella.  No cabía duda alguna, ella le gustab

Libros,rosas y un beso

Libros, rosas y un beso Feliz  día  del libro. Hace años, el día del libro era un gran día para mí. De eso parece que fue hace siglos.  El 23 de Abril era un día maravilloso. Iba por la zona de Recoletos y recorría caseta por caseta admirando los libros, empapándome en su olor. Y sin faltar siempre a la gran exposición de casetas del Retiro. Pero siempre recuerdo de niña (un poco más niña) que por cualquier rincón de Madrid había casetas. ¿O es que yo las buscaba sin darme cuenta? Madrugaba e iba en su busca. Era uno de mis deportes favoritos para el mes de Abril. Mis amigos o el novio de turno siempre tenían un libro para mí, un beso o una rosa. Ahora ya no recibo libros, ni besos ni rosas. Ahora yo creo un mundo de besos, de rosas y libros. Un mundo donde me siento yo. Un mundo donde me dejo llevar. ¡Feliz Día del Libro! Mis libros ESPERO QUE COMPRÉIS MIS LIBROS.

Cinemascope por Poliana Ponte.

Cinemascope  Poliana Ponte (Escritora invitada) Hace ya varios días que perdí la voz. No sé dónde puedo habérmela dejado, me sorprendería que alguien se la hubiera llevado, dado lo que suele costar decir las primeras palabras. Quizás se ha quedado enganchada en algún estor de una casa con series de más, o se la haya apropiado una estatua para no decir ni mu por decisión propia.  Miro aquí y allá, a ver si la reconozco y he de salir corriendo, y veo cosas que antes tapaba el ruido, propio y ajeno. La banda sonora es distinta. No mienten el gesto, ni los andares, ni esas sonrisas rusas que esconden otras tantas. Los amaneceres desvelan acertijos; por eso quienes no madrugan albergan tantas dudas. En cambio la lluvia es muy suya, dice trabalenguas a cuál más rápido, para así no hacerse entender casi nunca. Los pasos trazan rayuelas a montones, las miradas largan novelas enteras con continuará…, y el metro entra en su estación en curva sin advertir y en bajito. Así da gu

Inspirar hacia el amor. Esta vez vas a quedarte.

Vas a quedarte esta vez. Tenia las ideas claras. Esta vez se daría la oportunidad de perderse en ese amor. El destino les había unido otra vez y no estaba dispuesta a dejarlo pasar. Esta vez lo intentaría de verdad. "- Fue un placer verte ayer. Por nosotros no pasa el tiempo. Después de casi tres años sin vernos....Me inspiraste" Le envió el mensaje. No sabía que le contestaría él.  Sucedió sin que ninguno de los dos lo planeara. Ahora era la hora de la verdad, de que cada uno sopesase sus sentimientos a la luz del día. Clic sonó el móvil. "  El placer fue mio. Me alegra que te haya gustado verme. Ojala podamos vernos más veces para desayunar, comer o simplemente tomar algo como hacen los buenos amigos. Echo de menos nuestras conversaciones. El sexo contigo es muy bueno, es un extra muy placentero pero busco algo mas que sexo. En el pasado nos centramos tanto en el sexo que nos olvidamos de lo que nos unió. Una gran amistad. Eramos el reflejo el uno del

Un tipo fiel. El miedo al rechazo.

El miedo al rechazo. Había pasado un mes desde que él le diera su número de teléfono. No había vuelto a aparcar por su zona porque no sabía que le iba a decir.  Él le había pedido una cita, ¿O no? Como no sabia cual iba a ser su respuesta. Decidió aplazar el encontronazo. No había dejado de pensar en él ni un solo minuto. Al final se dio cuenta que era miedo lo que sentía. Miedo a que no saliera bien ya que él sí podría llegar a gustarle mucho. Estaba hastiada de las historias de amor. Ella había vivido lo suyo y ahora que empezaba a encontrar la paz, no le apetecía implicarse. Lucia tenía razón. Era miedo. Ella que se creía tan valiente, tenia miedo al amor. El miedo te paraliza, te hipnotiza. El miedo te empequeñece. El miedo te hace no avanzar. El miedo te anula. Se pregunto: "¿Qué narices me está pasando? Si siempre he sido una persona sin apenas miedo y mucho menos miedo al amor" " - Bi, has pasado por mucho. Estas asustada. Es normal. - Le contestó