Cinemascope por Poliana Ponte.



Cinemascope Poliana Ponte (Escritora invitada)



Hace ya varios días que perdí la voz. No sé dónde puedo habérmela dejado, me sorprendería que alguien se la hubiera llevado, dado lo que suele costar decir las primeras palabras. Quizás se ha quedado enganchada en algún estor de una casa con series de más, o se la haya apropiado una estatua para no decir ni mu por decisión propia.



 Miro aquí y allá, a ver si la reconozco y he de salir corriendo, y veo cosas que antes tapaba el ruido, propio y ajeno. La banda sonora es distinta. No mienten el gesto, ni los andares, ni esas sonrisas rusas que esconden otras tantas. Los amaneceres desvelan acertijos; por eso quienes no madrugan albergan tantas dudas. En cambio la lluvia es muy suya, dice trabalenguas a cuál más rápido, para así no hacerse entender casi nunca. Los pasos trazan rayuelas a montones, las miradas largan novelas enteras con continuará…, y el metro entra en su estación en curva sin advertir y en bajito. Así da gusto. Y qué bailongos los árboles, como mostrándonos, despacito, sus pasos de baile. Quedarse sin habla es casi recuperar la visión, no una con superpoderes y capa, no, no, una que está aquí para cuando caes y la reconoces. Entonces parpadea coqueta mientras te acomoda en una sala con pantalla gigante y sistema óptico complejo y multidireccional que no se pierde ni una. Por fin he vuelto al cine. Mudo.





UNA VEZ AL MES POLIANA PONTE NOS ACOMPAÑARÁ. DEJA TUS COMENTARIOS. NOS ENRIQUECEN.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Ser mujer

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Yo te quiero...y tú debes quererme.