Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2019

Vas a quedarte. No se si puedo o si debo quedarme.

Vas a quedarte. No sé si puedo o si debo quedarme . Había pasado un mes desde que ella le enviara el mensaje. Cuando ella se asustó respecto a volver con él. Treinta días de los cuales no había obtenido ninguna respuesta por parte de él. Se sentía agradecida porque así no le tenía que decir lo que pensaba realmente de él. El tiempo es el mejor aliciente para un corazón desolado. En este caso de un corazón lleno de dudas. Y el tiempo tiene su propio tiempo. Así que cuando oyó el clic del teléfono no esperaba que fuera él. Ella estaba liada en ese momento y pensó en mirar el teléfono más tarde. Entre el tiempo que sonó el clic a cuando lo fue a leer habían pasado tres horas. Y la sorpresa fue aumentando en su cara a medida que iba leyendo el mensaje: ⸺ ¡Querida! Siento la tardanza en contestar, pero he estado muy liado. Tengo tantas decisiones que tomar que he estado absorto en ellas. No te comenté que tenía novia desde hace un tiempo y ella insiste en qu

Amor en las redes sociales. El resacón de las redes.

Amor en las redes sociales. El resacón de las redes sociales. A cierta edad hay cosas que ya no paso por alto. Ya no trago, que me atraganto. A sitios que no me llenan no voy. Reuniones que declino por parecerme aburridas. Las rechazo sin sentirme culpable. Madurar me encanta. No hay culpabilidad. Me casé con mi trabajo y conmigo misma. Si me pica, tengo muchas opciones, pero hay días que prefiero mi solitaria compañía. Me fui a la cama con una sensación rara, pero como buena dormilona que soy me abracé a mi amante preferido, "Morfeo". Me desperté con el sonido del despertador deseando poder quedarme un rato más en la cama. La ducha me reconfortó y al ir a pintarme los labios instintivamente me los pinté del rojo del vídeo. Trabajo en banca. Soy la segunda de a bordo. Así que suelo cuidar bastante mi imagen y no suelo ser cercana por la cantidad de trabajo que tengo. He incluso he llegado a oír  que se me llama "La dama de hierro". Cuando entro en

Amor en las redes sociales. El vídeo.

Amor en las redes sociales. El vídeo. Grabé un  vídeo  tonto. Haciéndome la estrella de una campaña de televisión. Dándole besitos a cada centímetro de la piel de mí brazo derecho. Edité la imagen para que durara diez segundos. Una música pegadiza , unos cuantos filtros y parecía un  vídeo  profesional de unos pintalabios de marca. Mi brazo se quedó impregnado del perfil de mis labios carnosos.  Subí el  vídeo  a mis redes sociales y en cuestión de minutos se convirtió en el  vídeo  más visto y al cabo del día en el más compartido.  No soy muy activa en las redes sociales, por eso me enteré por una amiga, por la noche de que mi  vídeo  se había convertido en lo más visto. —¿En serio? Si el  vídeo  es una chorrada. — Conéctate y míralo por ti misma. Y tienes un montón de comentarios. Auné fuerzas acompañada de una  sensación de desazón. No esperaba que lo viera apenas nadie. Solos mis amigos más allegados y que se rieran conmigo. Pero resulta que había tenido millones

Elocuencia pura por Poliana Ponte.

Elocuencia pura (Poliana Ponte, escritora invitada) Elocuencia pura. En los últimos meses tiraron de sobras, pero estas, de raquíticas, se clavaban y ya no servían. Se les secaron las palabras, pero no el sentir, que goteaba. Y g o t e a b a Y go te a ba Y g o t e a b a Y en ese entretanto encharcado fue cuando decidieron retomarse en abrazo. A veces de pie, en el aquitepillo, aquiteabrazo, otras en abrazos desdibujados por los pasos. Hasta llegaron a coincidir en una calle con tal tráfico que el abrazo perdió un trocito, suplido luego con más rato. Uno de sus lugares favoritos eran las esperas, en forma de salas, de listas, de colas, de notas, de deseos y de vísperas festivas. Y es que contribuían de modo extraordinario a hacerlos más grandes, más fuertes, más tiernos, más nuevos. Y luego estaban los que se alargaban horas porque unían sus lunares para, siguiendo la línea de puntos, así desvelar el mensaje.

Inspirar hacia el amor. No vas a quedarte.

No vas a quedarte. Él se tomó su tiempo. Ella esperó. Lo que parecía "un gran encuentro" volvía a ser como en el  pasado. ¿Estaba segura de que la gente cambiaba? ¿Qué le había parecido diferente en él, para llegar a pensar que las cosas serian diferentes ahora? ¿Las palabras que compartieron? Si las palabras no iban acompañadas de acción, no servirían para nada. Las llevaría el viento. En el calor de las emociones se dicen cosas que luego no van acompañadas de los actos. Ya había pasado por eso antes con él.  Al echar la vista hacia atrás se dio cuenta de que le daba pereza volver a revivirlo. ¿Quién dijo que la segunda vez iba a funcionar? Lo tuvieron todo la primera vez. Se conocían mejor de lo que muchas parejas se llegan a conocer. Fueron amigos antes que amantes. Hubo algo que falló entre ellos.  Ella sabía lo que era pero aún así se le había pasado por la cabeza una segunda oportunidad. ¡Que ilusa! - Se recriminó- Ahora era ella la que quería huir. Pero ya