Vas a quedarte. No se si puedo o si debo quedarme.




Vas a quedarte.
No sé si puedo o si debo quedarme.


Había pasado un mes desde que ella le enviara el mensaje. Cuando ella se
asustó respecto a volver con él. Treinta días de los cuales no había
obtenido ninguna respuesta por parte de él.
Se sentía agradecida porque así no le tenía que decir lo que pensaba
realmente de él. El tiempo es el mejor aliciente para un corazón desolado.
En este caso de un corazón lleno de dudas.
Y el tiempo tiene su propio tiempo. Así que cuando oyó el clic del teléfono
no esperaba que fuera él. Ella estaba liada en ese momento y pensó en mirar el teléfono más tarde.
Entre el tiempo que sonó el clic a cuando lo fue a leer habían pasado tres horas. Y la sorpresa fue aumentando en su cara a medida que iba leyendo el
mensaje:
¡Querida! Siento la tardanza en contestar, pero he estado muy liado. Tengo tantas decisiones que tomar que he estado absorto en ellas. No te comenté que tenía novia desde hace un tiempo y ella insiste en que seamos padres y yo no estoy preparado. Creo que nuestra relación no funciona. Me gustaría estar una temporada solo, pero luego pienso que nunca me ha gustado estar solo. Cuando te vea te cuento más. Era para que supieras que pienso en ti.
No daba crédito a lo que estaba leyendo. Habían estado horas y horas
hablando y él no le comentó lo de la novia.
Lo primero que se le ocurrió fue no contestar. Esperaría que él quedara con ella.
Tenía que asimilar el mensaje. Mientras lo releía, él estaba en línea.




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Ser mujer

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Yo te quiero...y tú debes quererme.