Presente.




Presente por Poliana Ponte.


Lo siento, el libro cerrado no existe –escuché a mis espaldas. Llevaba un rato navegando por
una estantería repleta de impresos idénticos cuyo lomo azul oscuro no mostraba ningún título.
–Llévese el que le plazca –continuó ante mi pasmo.
Recorrí de nuevo todos aquellos volúmenes, fingiendo ver una mínima diferencia, hasta que
jugando a sumas y restas escogí el séptimo del tercer estante desde arriba empezando por la
izquierda, bastante pesado.
La primera noche no logré siquiera abrirlo. Supuse que extrañaría su nuevo hogar, así que lo
dejé tranquilo y cerca de otros por si añoraba compañía. Me despertó con un leve aleteo. Bien,
pensé, aparentemente se ha levantado con ganas. No quiso forrarse, por lo que decidí salir con
él resguardado entre mis brazos. Al hacer el metro su entrada en la estación, se apretó contra
mí, y en cuanto pisamos el vagón lo noté agitarse con tal vigor que bajé en la parada siguiente
por temor a que sufriera un ataque. Una vez fuera, se asomó y pareció disfrutar del viaje. Se
abría y cerraba como si aplaudiera cada nueva visión. Nos paramos en un escaparate y de puro
gozo, así lo entendí yo, comenzó a hojearse de principio a fin en modo acordeón. Y así, a
rutinas o escapadas, íbamos unos días recorriendo la ciudad y probándola otros, o cual mirlos
madrugadores buscando recovecos pintorescos. Cuando alguno le gustaba temblaba
marcando un compás regular, mientras yo sincronizaba mis pasos a su brioso meneo. En otras
ocasiones, ante mi curiosidad creciente, se sacudía o abarquillaba, pero siempre orquestaba
rítmicas verbenas desde su atalaya móvil hasta que, al final de nuestras jornadas, cesaba de
revolverse y poco a poco su frenética actividad iba extinguiéndose. Una mañana me encontré
a mi acompañante en la mesilla, abierto por primera vez. Empecé a leer. Había elegido su
propia aventura desde mis ojos.

Comentarios

  1. Es un texto de mi amiga Poliana. Es una gran escritora con una imaginación desbordante. Le diré que te ha gustado.
    Muaaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.