Una isla para dos.





Una isla para dos.
¿Cómo se siente el amor?


Ahí estaba él, estrujándome con la mirada y yo, intentando adivinar sus pensamientos. Suspiró y cerró los ojos, dejándose llevar por la melodía de la que se había convertido en nuestra canción.
" No cierres los ojos—Supliqué con mi mirada—déjame entrar en tu mundo"

Noté cómo una lagrima, caía por la comisura de mi ojo izquierdo. Y como si fuera magia, abrió los ojos. Giró sobre sí mismo, y depositó un beso en esa lagrima que había caído hasta mi cuello. Acto seguido, me brindó el placer de perderme en sus ojos mientras me decía:
—Bienvenida a tu isla, ¡bienvenida a nuestra isla!

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.