Madrid al Sol.


MADRID AL SOL
Por Poliana Ponte.

Coja de esa manga, que yo sostengo la otra, me hubiera encantado decirle como entrante, o unirme con mi carga de trapos sucios, para compartir. O quizás, al ver su edad rebosante de caminos torcidos, y esa tez ennegrecida, insistir: –Venga, déjeme, que lo acabo yo en un santiamén. Pero mis pies se fundieron en el trocito de calle desde el que embelesada lo miraba tender. 
Así tendía, así, así, así tendía que yo lo vi.
Con mimo, sacando minuciosamente cada prenda de ropa de una bolsa de plástico blanca, dejada dispuesta en un banco. Con rutina. Con el sumo cuidado de quien cuelga la ropa tratando de evitar que una mínima arruguita la agarre con tesón. Chorreante de amor. Y tras alisarla, una vez puesta sobre la valla que separa la calzada de la acera, su libre elección, metros y metros de tendedero para él solo, volvía de nuevo a por su siguiente ronda; mientras yo allí, clavada como una espina, inútilmente trataba de recordarme testigo de una colada tan sentida y tan presente sin volver a la infancia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.