Histeria Lane. No siempre la verdad es determinante.


Histeria Lane
No siempre la verdad es determinante.



Su mente no dejaba de cavilar situaciones. ¿Cómo lo manejaría? El camino empezaba a ser más largo de lo habitual. ¿Por qué le dijo a Mifu que estuviera pendiente? Era una bocazas. A veces es mejor no saber.
Ya andaba cerca de su casa. Giró a la derecha. Enseguida vio la barrera bajada de la urbanización. Rebuscó en su bolso la tarjeta de acceso. El portero fue más rápido; al reconocerla, subió la barrera.
⸺¡Buenas noches, Rieka! No la esperábamos hoy. ¿Todo bien?
⸺¿Acaso debo notificar para venir a mi casa? ⸺le contestó de mala manera.
El portero giró la mirada y observó el coche alejándose entre los chalets.
Esperaba que él hubiese recibido el mensaje.
Aparcó el coche en su calle, sin meterlo en el garaje. Apagó las luces y esperó. No ocurrió nada.  Había una luz encendida en su casa, la del cuarto de baño. Se sentía paralizada.
¡Anda, vamos! ¡Eres una mujer fuerte! Deseabas la verdad, pues la verdad está aquí mismo.
Bajó del coche. Fue caminando lentamente hacia su casa. En el fondo le estaba dando tiempo para que ocultara a la persona que tenía en casa. ¡Qué cobarde se sentía!
Abrió la puerta con su llave.  A primera vista todo parecía normal. Subió las escaleras hasta el  cuarto de baño, donde él se estaba duchando.
Él, al verla, le preguntó con cara de sorpresa.
⸺Cielo, ¿qué haces aquí?
⸺Te echaba de menos.
⸺¿Tú a mí?
⸺Siempre.
⸺¿Has venido con los niños a estas horas?
⸺No, se han quedado con mi madre.
⸺¿Te apetece darte una ducha conmigo?
⸺Claro.
Ella, no deseó preguntarle por qué se duchaba tan tarde. Él tampoco quiso indagar por qué  había aparecido tan tarde en casa. Ambos jugaban a un juego peligroso.
Le tenía bien aleccionado al portero de noche. Que si aparecía su mujer lo avisara. Justo acabañan de llegar. Iban a tomar un vino cuando le llamó. Su mujer estaba entrando. Él enseguida a la otra la sacó por el jardín. Y se metió en el baño como para justificar que estuviera tan tarde despierto.
Se preguntó si ella sospecharía algo.
Ella se preguntó si él había sacada a la mujer de casa. Ojalá se encontrase por ahí, para oír lo que iban a hacer juntos en la ducha.



SI TE GUSTAN MIS RELATOS, NO DEJES DE COMPARTIRLOS Y SEGUIRME EN LAS REDES SOCIALES, FACEBOOK, INSTAGRAN Y TWITTER
@gorettynzengescritora, 


Facebook ;Goretty Nzeng.
Twitter; GorettyWritter



Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.