Yoyó




YOYÓ por Poliana Ponte.



En casa del maestro, donde la voz salpica palabras dúctiles, me mira favorecido un oscuro lado del espejo. Resulta agradable verme anaranjada con cara de intención en su punto.
Más al sur, plagado de salpicaduras que compiten entre sí, el espejo de David, desde su otro lado me da una tímida bienvenida, mientras tarda un tiempo en enfocar y dejarme pasar. La luz que acompaña enseña más de lo que elegiría a primera vista, pero acepto con agrado mi yo diario bregado, el tierno de algunos claros y, tras los besos, su pátina rosada.
Mi espejo, en cambio, se toma una ristra de libertades, contemplándome inalterable desde todos los ángulos. El de mi lado señala vigoroso con el dedo la casilla de necesita mejorar, pero el otro, ubicado sin embargo mucho más cerca, solea las sombras parlanchinas, canta mi partitura, hermosa como ella sola, y se obstina en disolver las partes empañadas a las que llevo demasiado tiempo asomándome.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.