Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2019

Histeria Lane. El marido que lo quería todo

Histeria Lane El marido que lo quería todo Todas querían saber. La primera en hablar fue Nelia. ⸺Hay mucho dinero en juego, Sandra, y te ha costado sudor y lágrimas conseguirlo. Así que vamos a organizarlo bien. Así eran ellas. Si pasaba algo con una, el problema era de todas. Y tomaban las decisiones conjuntamente. ⸺Está todo planeado. Tres meses estableciendo una buena defensa. Quiero a Pedro, pero no se  quedará  nada que no le corresponda legalmente, y no se llevará un céntimo de más. Sandra ha luchado y  trabajado mucho. Se ha hecho a sí misma. Diana no paraba de llorar.       ⸺Yo deseaba que estuvierais siempre juntos. Si vosotros os separáis, ¿qué esperanza nos queda a las demás?     Diana era una pro amor. Adoraba las películas románticas, las historias de amor. Ella veía lo bueno en las personas, aunque no lo tuviesen. ⸺Hablo por todas al decir que cada una nos casamos con nuestras carreras. Agnieska es matrona, le gusta su trabajo. Ha traído al mund

Histeria Lane. El brindis del divorcio

Histeria Lane El brindis del divorcio De la casa salimos a tono. El chófer, un chico guapísimo que quitaría el hipo a cualquiera, nos abrió la puerta. Nos acomodamos en el espacio para siete personas. Esa noche íbamos a estar mis cinco mejores amigas y mi otra mitad. La parte que me hacía respirar. Teníamos reservado un bungaló al lado de la playa para siete personas, con espá y todo incluido.   Había pagado los billetes a mis amigas desde Madrid. Mi hermana venía desde Nueva York, donde tenía su residencia. Estaba pletórica y feliz. Por fin… todo iba siguiendo su curso. Sandra no me soltaba la mano. Se veía que en breve iba a echarse a llorar. Yo sonreía. El chófer nos miraba a través del espejo retrovisor. No quiero hacerme la interesante, pero creo que en sus ojos había ganas. ¿O es que mi falta de sexo me estaba jugando una mala pasada? ¿Cuándo fue la última vez que tuve relaciones sexuales? ¡Ah!, ni me acordaba, ¿o sí? El año pasado cuando vinieron mis amigas, al

To the other side por Poliana Ponte

TO THE OTHER SIDE Huele a jabón. ¡Ay, de qué modo me enganché en el torno y te golpeé por accidente! Rezumabas campos enteros de jabón puro de infancia, así de sencillo. Al darme la vuelta ya me invadía tu mejor perfil, desde el que te presentaste mientras acabábamos de pasar girando. El torno siempre conduce a un lugar desconocido, los trances también, con la diferencia de que aquel sí señala el cruce. Dicho día, entramos juntos en ese río de gente donde no es posible bañarse dos veces, y el tránsito fue un estreno más. Nunca coinciden las pisadas pese a la cantidad, ni es igual el ritmo aun preservándonos la rutina. Ni qué decir de la conversación para uno mismo o las notas que refrescan los largos pasillos en los transbordos. Cada vuelco nos transporta y nos transforma. Y el roce va desgastándonos a su antojo; intuyo que para vendernos la reinvención. La cuestión es que te convertiste en mi erosión favorita, mi perfume a limpio. Siempre nuevo. Saber que podíamos concurr

Histeria Lane. Las amigas

Histeria Lane Las amigas Village Sants era una zona residencial que se construyó para la nueva clase media y   jugadores de fútbol de segunda división. Su ubicación era extraordinaria, en una de las mejores colinas a las afueras de   Madrid. Tenía su propio helipuerto y unas vistas espectaculares. Desde uno de sus miradores, se podía divisar Madrid. Estaba a dos mil metros de altura. El aire era limpio y eso atrajo a más gente pudiente de la que pensaron a priori los constructores. Y se disfrutaba de un microclima único en todo la Comunidad de Madrid. A esa urbanización llegó gente muy diversa. A primera vista, todos parecían perfectos, pero si indagabas en cada casa… Estaban llenas de secretos. Hacía tres meses que no quedaba con Sandra. Un mes que apenas le cogía el teléfono. Tampoco mostró interés en devolverle las llamadas. Intuyó que pasaba algo, pero lo dejó correr. Ella tenía una manera muy especial de darse cuenta de las cosas. La conocía muy   bien. Era u