Razón de ser





Razón de ser (Poliana Ponte)

Vivir siendo un pasmarote te ancla a la emoción, la de las pequeñas cosas. Las sientes como buñuelos rellenos de sorpresa. Lo más insignificante lleva una pátina de novedad, de embeleso, de un guau sostenido en el interior que va aumentando con los días hasta convencerte de que es la mejor forma de estar vivo. Crecí oyendo eso de: Pero hija, ¡no te quedes ahí mirando como un pasmarote! Y yo permanecía de pie como una estaca tratando de entender qué se escondía detrás de esa prohibición, o mejor dicho, qué diantre me tocaba hacer después. Porque lo maravilloso de entonces era precisamente la ausencia de ese después. En esa época me llenaba el detenimiento ante cada cosa que veía. Y vaya si me ponía las botas. Y no estés tan seriaaa remataban. Lo era, pero no por malestar, sino porque mi interior se nutría del prodigio constante que presenciaban mis ojos lupa. Por desgracia he ido perdiendo la vista, la candorosa, la telescópica, la felizmente alelada. Ahora ni por la noche, ni únicamente los gatos; todo me resulta pardo. Pese a que he aprendido a sonreír para compensar el descalabro de aquellos noes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La carta que nunca llegó.

Dejaste de mirarla.

La persona a tu lado.

Un tipo fiel. Un tipo normal.

Ser mujer

Yo te quiero...y tú debes quererme.